Posted by on 8 Diciembre, 2016

Hoy os traigo un libro que me ha fascinado. Se trata de En sus manos ardió el bosque la primera novela de Diego Álvarez Miguel.

Os cuento un poco sobre este joven escritor.

Le han dado ya varios premios de poesía por sus anteriores trabajos: Hidrantante Olivia y Un día, tres otoños. Pero en octubre de este año publica con la editorial Destino esta novela que combina de forma magistral su poesía y la narrativa.

Desde que abrí el libro y leí la primera página quedé inmersa en la historia de Hugo, cuando conoce a Nuria. Me hundí en esa necesidad que pocos (y buenos) libros incitan a saber más.

Qué manera de enamorarme de cada palabra.

En sus manos ardió el bosque Diego Alvarez Miguel

Cada capítulo de la primera parte intercala la narrativa convencional con un diario escrito por Hugo. Él vertía todos sus sentimientos acontecidos tras la marcha de Nuria, varios años después.

El autor logra que vivas las mismas inquietudes que el personaje ante el primer amor y la dolorosa angustia por separarse de su amor de toda la vida. Pero, ¿qué ha pasado con Nuria? ¡Tendrás que sumergirte en este bosque para saberlo!

Pero hablemos de ella. Mientras que el protagonista era un adolescente “vacío” y sin aspiraciones más ambiciosas que el tener un trabajo e ir a la playa algún fin de semana, Nuria es completamente distinta. Es de esas personas que contagian vitalidad, alegría. Emociones. Nuria tiene un sueño, ganas de cumplirlo y de viajar, de sentir acompañada de música, el cine o la lectura.

Como lector contemplamos como Hugo renace cual ave fénix, se transforma en alguien distinto y ella se convierte en su mayor apoyo. Su más valioso cómplice. En ello me ha recordado a Persona normal de Benito Taibo.

¿Nunca os ha ocurrido que os leéis un libro y sentís que era el que teníais que leer en ese momento? El lugar y el momento idóneos para identificarte al 100% con un personaje, sus sentimientos y sus recuerdos. Pues eso me ha pasado a mí, y por todo esto se convierte en uno de mis libros favoritos. Tuve que controlar la velocidad de lectura para disfrutar el libro, para saborear cada frase y releer algunos párrafos.

Os dejo una cita, de tantísimas que tengo guardadas, en la que Hugo se siente tan perdido que nada vuelve a ser lo mismo:

“Hay algo que ha cambiado. Quizá no sean las cosas, sino la forma que yo tengo de mirar las cosas.”

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Comentarios

Escribe el primer comentario.

Deja una respuesta


Puedes utilizar: HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*