Posted by on 22 noviembre, 2016

Tengo una experiencia con este libro. Se lo regalé en su día a una persona muy especial, que ha ejercido como otra madre para mí y que tenía un sueño: tener su boutique. A mí, que me encanta perderme por las librerías, entré en una de mis favoritas y encontré este título de Màxim Huerta: Una tienda en París. Al instante pensé en Lupe. Me gustó lo que leí en su contraportada, y sin más, se lo regalé.

Tiempo después, me volví a topar con este libro. Esta vez me lo compré para mí. Ahí ha estado rondando hasta que por fin me prometí a mí misma leerlo antes de finalizar noviembre. Y lo conseguí.

En esta novela conocemos a Teresa: una mujer que vive sumida en la rutina y un eterno gris. Un día, encuentra una tienda de antigüedades un viejo cartel de madera que tiene ese no-sé-qué que hace que se le remueva algo por dentro. Y en una continuidad de casualidades, toma una decisión: seguir las huellas de este cartel con el nombre de Alice Humbert. Siempre sintió que su hogar estaba lejos de Madrid y de su tía Brígida. Así que se marcha a París en busca de la verdadera vida y del color.

En París, y en estas páginas, emprende la búsqueda de Alice, la mujer que había puesto su vida patas arriba muchos años después de haber vivido la suya propia.

Una Tienda En París. Portada y mi gato

Empeñada en terminar el libro, sentimientos encontrados.

Este ha sido un libro que me ha frustrado porque me ha costado leerlo. Hasta no llegar a la mitad no fui capaz de leer con soltura las pequeñas historias que se narran.

El autor utiliza con demasiada frecuencia los flashbacks. Y no lo hace con técnicas que faciliten la lectura y la comprensión, sino que en la misma frase o párrafo te mezcla presente, pasado y futuro. Esto implica que constantemente te preguntes qué está pasando, y te sientas muy, pero que muy confuso.

Además, es que con tanto cambio de escenario, estás tan perdido que no puedes meterte en la historia como deberías.

Es a partir de los avances de Teresa, su corta historia de amor, sus investigaciones que nos acercan a la tal Alice… Ahí empieza de verdad a picarte la curiosidad y a engancharte. Y al final, te das cuenta de que has acabado igual de embrujado por Alice como Teresa cuando se encontró con su cartel.

Me quedo con este libro en mi estantería. Un libro que me ha dejado un regustillo amargo porque quería que me llenase más. Pero se endulza el sabor al conocer su feliz final. Es una intrusión en la historia del París de los años XX. Y es que estoy obsesionada con esta ciudad y su dispar cultura que inundaban las calles en cada época.

En este libro podemos ver plasmada a la rebelde Coco Channel, pintores no tan sonados debido al eclipse que sufrieron por otros como Modigliani o Picasso y, sobre todo, conoceremos a Kiki: la reina de Montparnasse.

Màxim Huerta ha escrito otras novelas y ahora anda por París. Pronto le seguiré la pista para pasear por esta bella ciudad… Os dejo algunos de sus títulos.

Otros libros de Màxim Huerta

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Comentarios

Escribe el primer comentario.

Deja una respuesta


Puedes utilizar: HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*